3 abril, 2024

Descifrando los Códigos de Barras: EAN-13 vs. UPC-A

Descifrando los Códigos de Barras: EAN-13 vs. UPC-A

En el mundo del comercio minorista y la logística, los códigos de barras son herramientas fundamentales para la identificación y seguimiento de productos. Dos de los tipos más comunes de códigos de barras son el EAN-13 (Número de Artículo Comercial Europeo) y el UPC-A (Código Universal de Producto). Aunque ambos sirven para el mismo propósito general, presentan diferencias significativas que reflejan tanto la historia como las preferencias del mercado en Europa y Norteamérica.

 

EAN-13 (Número de Artículo Comercial Europeo)

 

El EAN-13 es ampliamente utilizado en Europa y en muchas otras partes del mundo. Este tipo de código de barras es parte del Sistema Global de Identificación y Numeración (GS1), que permite la identificación única de productos a nivel mundial. El EAN-13 consta de 13 dígitos y se utiliza principalmente en productos vendidos en tiendas minoristas y supermercados.

 

Cada número EAN-13 está dividido en varios componentes:

 

Prefijo del país: los tres primeros dígitos identifican el país de origen del producto.

Número de la empresa: Los siguientes dígitos identifican al fabricante o proveedor del producto.

Número del artículo: Los últimos dígitos son el identificador único del artículo.

El EAN-13 se lee de izquierda a derecha y es compatible con la mayoría de los escáneres de códigos de barras.

 

UPC-A (Código Universal de Producto)

 

El UPC-A es el estándar de código de barras más comúnmente utilizado en los Estados Unidos y Canadá. Similar al EAN-13, consta de 12 dígitos y también es parte del sistema GS1. Sin embargo, a diferencia del EAN-13, el UPC-A no contiene información sobre el país de origen del producto. En su lugar, los seis primeros dígitos representan el fabricante o proveedor, mientras que los siguientes cinco identifican el artículo específico. El último dígito es un dígito de control que se calcula a partir de los otros dígitos para garantizar la precisión de la lectura.

Descifrando los Códigos de Barras: EAN-13 vs. UPC-A

Diferencias históricas y de mercado

 

Las diferencias entre el EAN-13 y el UPC-A tienen sus raíces en la historia y las preferencias del mercado. El EAN-13 se desarrolló inicialmente en Europa, donde la necesidad de un sistema de identificación global se volvió evidente con el crecimiento del comercio internacional. Por otro lado, el UPC-A fue creado en los Estados Unidos, donde el mercado minorista tenía diferentes demandas y requerimientos.

 

¿Por qué son importantes?

 

Estos códigos de barras son como el ADN de los productos. Ayudan a los supermercados a saber qué productos tienen y cuánto cuestan. Además, hacen que sea más fácil y rápido comprar. Cuando el cajero pasa el lector sobre el código de barras, la computadora sabe automáticamente qué producto es y cuánto cuesta. ¡Así es como puedes pagar rápidamente!

 

¿Cómo están cambiando las cosas?

 

En Estados Unidos y Canadá, están empezando a usar más el sistema EAN-13. Esto significa que los productos de otros países pueden ser leídos en los supermercados sin tener que cambiar sus códigos de barras. Antes, algunos productos tenían que tener dos códigos de barras: uno para su país de origen y otro para Estados Unidos o Canadá. Ver más AQUÍ.

 

Los códigos de barras son como las huellas dactilares de los productos. Nos ayudan a saber qué son y de dónde vienen. El EAN-13 es común en Europa y en muchos otros lugares, mientras que el UPC-A es más popular en Estados Unidos y Canadá. Ambos son muy útiles para hacer que las compras sean más fáciles y rápidas. Y gracias a la integración del sistema EAN-13, ¡ahora todo es aún más simple!

 

Ventajas de utilizar códigos de barras

 

Independientemente de si se utiliza el EAN-13 o el UPC-A, los códigos de barras ofrecen una serie de ventajas tanto para los fabricantes como para los minoristas:

 

  • Automatización: los códigos de barras permiten un proceso de compra más rápido y eficiente en los puntos de venta, ya que los productos se pueden escanear rápidamente en lugar de ingresar manualmente los números de identificación.
  • Precisión: reducen los errores de entrada de datos, lo que minimiza la posibilidad de errores en el registro de inventario y transacciones comerciales.
  • Seguimiento de inventario: facilitan el seguimiento del inventario en tiempo real, lo que ayuda a los minoristas a administrar mejor sus existencias y evitar la pérdida de ventas debido a productos agotados.
  • Integración de sistemas: los códigos de barras se pueden integrar fácilmente con sistemas de gestión de inventario y punto de venta, lo que simplifica la gestión de la cadena de suministro.

 

En resumen, tanto el EAN-13 como el UPC-A son herramientas vitales en el mundo del comercio minorista y la logística. Aunque difieren en su estructura y origen geográfico, ambos cumplen el mismo propósito fundamental de identificar y rastrear productos de manera eficiente y precisa.

 

Para saber más sobre el código de barras EAN13 haz clic AQUÍ.

 

¡Consigue tus propios códigos de barras de manera fácil!

 

Cuando compras algo en el supermercado y ves esas líneas finas y gruesas en los productos, estás mirando los códigos de barras. Son súper importantes para el comercio y vienen en dos tipos principales: EAN-13 y UPC-A. Vamos a ver qué los hace diferentes y por qué son geniales.

 

EAN-13: para identificar productos en Europa

 

El EAN-13 es como la «cédula de identidad» de un producto en Europa. Tiene 13 números que nos dicen qué es y de dónde viene. Algunos de esos números nos cuentan el país donde se hizo el producto y quién lo hizo. Se usa mucho en Europa y en otros lugares del mundo.

 

UPC-A: para Estados Unidos y Canadá

 

El UPC-A es parecido al EAN-13, pero se usa más en Estados Unidos y Canadá. Tiene solo 12 números y no nos dice de qué país es el producto. Pero sí nos muestra quién lo hizo y qué es. Este tipo de código es común en los supermercados de América del Norte.

 

¿Por qué son importantes?

 

Los códigos de barras son como el ADN de los productos. Ayudan a los supermercados a saber qué productos tienen y cuánto cuestan. También hacen que sea más fácil y rápido comprar. Cuando pasas el lector sobre el código, la computadora sabe automáticamente qué producto es y cuánto cuesta.

 

Ya sea que compres un café Dota, Lavazza o Juan Valdez, todos usarán códigos de barras. 

 

¡Consigue tus propios códigos de barras!

 

En codigodebarra.com.ar, tenemos una forma fácil y rápida de conseguir tus propios códigos de barras. Nuestro equipo te da los códigos listos para imprimir, así que solo necesitas descargarlos y ¡listo! También te ayudamos con cualquier pregunta que tengas. ¡Contáctanos!

 

Hacé que tu producto se destaque en el mercado global

 

Si queres que tu producto se destaque en todo el mundo, ¡el código de barras es tu socio! No dudes en contactarnos al 11-62777108 por WhatsApp para obtener ayuda instantánea. Estamos aquí para hacer que tu producto cuente con códigos de barras de calidad.

 

Recuerda, los códigos de barras son súper importantes en el mundo del comercio. Aunque hay otros sistemas como los códigos QR, los códigos de barras siguen siendo el estándar global para identificar productos. En Código de Barras Argentina, te animamos a considerar este sistema para tu producto. Es confiable y ¡nosotros te ayudaremos en cada paso del camino!

Estamos listos para generar tu código de barras

si aún tenes dudas contactanos ahora